Salvo cambios de última hora, la nueva norma internacional de Sistemas de Gestión de la Salud y Seguridad Laboral, ISO 45001, se llamará de Sistemas de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Aprobada el 25 de Enero, se publicará el 15 de Marzo en inglés, francés y español.

COMO IMPLANTAR LA ISO 45001

La futura ISO 45001 persigue el mismo objetivo principal que el referencial OHSAS 18001: la prevención de los riesgos laborales y aquellos relacionados con la salud en el seno de las organizaciones, apostando por la mejora continua.

La redacción de esta nueva norma ha buscado una serie de requisitos para su fácil aplicación:

  • Ser fácilmente verificable.
  • Que posibilite minimizar los costes de implantación.
  • Que ofrezca valor añadido con su certificación.
  • Evite al máximo la burocracia.

Las organizaciones que quieran implementar esta norma, integrarla con otras como la ISO 9001 o la ISO 14001, migrar desde la OHSAS 18001, o las que decidan certificar este sistema de gestión, tienen todo un camino por recorrer.

¿Por donde empezar?

El principio va a depender del punto de partida para la programación a a corto, medio y largo plazo. Por lo que, un perfecto comienzo sería un buen análisis de la situación actual de la organización en lo relativo a la seguridad y salud laboral.

Una manera fácil de hacer este análisis es comprobar requisito por requisito de la norma lo que la empresa ya tiene para cumplir dicho requisito, y lo que le faltaría. En España hay una extensa legislación en lo relativo a la prevención de riesgos laborales; lo que facilitará el cumplimiento de los requisitos de la ISO 45001.

La primera pregunta que suelen hacerse las empresas es cuanto tardarán en implementar este nuevo sistema de gestión.

La respuesta a esta pregunta pasa por realizar el mencionado análisis de requisitos y, con los resultados que obtengamos, realizaremos un planning de implantación que nos dará la respuesta a este interrogante.

Pero la pregunta no debería ser: ¿Cuales serán los resultados?

Si has planteado unos objetivos de mejora asequibles, mensurables y alineados con las necesidades reales de la organización, estos resultados los verás a medio plazo. La otra piedra angular de este interrogante haber creado un buen Cuadro de Mando con unos indicadores planteados “a priori”, cuando se definen los procesos y los objetivos.