La evaluación de riesgos laborales es una de las fases clave, sobre las que se asienta el proceso de prevención en cualquier empresa, para esto, su empresa debe contar con un equipo de técnicos cualificados o en caso de no contar con un departamento de PRL propio, contratar con una empresa externa como ANP.

¿Existe o no riesgo de accidente laboral?

 

El texto legislativo 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, argumenta dos obligaciones básicas para el empresario:

  1. Programar la actuación preventiva mediante una evaluación superficial de riesgos.
  2. Evaluar los riesgos que podemos encontrar a la hora de seleccionar material de trabajo, sustancias o preparados químicos y del acondicionamiento de los lugares de trabajo.

La evaluación de riesgos laborales consiste en valorar el alcance de los riesgos subyacentes a la actividad empresarial de la propia empresa, mostrando al empresario la envergadura de aquellos riesgos que podemos minimizar. Facilitando así información suficiente, para que el o los encargados de gestionar la corporación puedan tomar decisiones adecuadas sobre el tipo de medidas preventivas que deben adoptarse.

Actuación

Como empresa encargada de la PRL dividiremos la evaluación de riesgos en dos etapas:

  1. Análisis del riesgo, a traves del cual se determina o considera  la amenaza, cuantificando a la par la probabilidad y las consecuencias de que ocurra. Este estudio medirá la envergadura del riesgo.
  2. Valoración del riesgo, en esta segunda fase, compararemos la trascendencia del riesgo que hemos cuantificado en una determinada empresa con el valor de riesgo tolerable para concluir posteriormente si esta por encima o no de los niveles admitidos. Atendiendo a esteva con el valor del riesgo obtenido, y comparándolo con el valor del riesgo tolerable, se emite un juicio sobre la tolerancia del riesgo en cuestión.

Tipos de evaluación

Para la evaluación de riesgos laborales diferenciaremos nuestra actuación en 4 casos:

  •  Evaluación de riesgos impuesta por legislación específica por lo tanto esta es de obligado cumplimiento para el empresario.
  •  Evaluación de riesgos para los que no existe legislación específica pero son reconocidas en normas internacionales, europeas, nacionales o en guías de Organismos Oficiales u otras entidades de reconocido prestigio.
  • Evaluación de riesgos que precisa métodos especializados de análisis.
  • Evaluación general de riesgo.

Si de la Evaluación del riesgo se deduce, que este se encuentra por encima de los valores aceptables, debemos proceder a realizar acciones preventivas con el fin de controlar el riesgo. Estas acciones consistirán en eliminar o reducir el riesgo, mediante medidas de prevención, protección y formación, y promover acciones para controlarlo.

Si desea conocer el servicio completo que ofrecemos como empresa prevención visita http://www.grupoanp.es/servicio-integral/