El riesgo de adquirir enfermedades transmitidas por alimentos es un problema de salud pública que preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a nivel mundial.

Según la OMS, a título particular lo que podemos hacer para mejorar la seguridad alimentaria en nuestros hogares es seguir cinco recomendaciones básicas:

 

1. Buen estado de limpieza

  • Lavarse siempre las manos antes de preparar alimentos y también varias veces durante la preparación.
  • Lavarse siempre las manos después de ir la baño.
  • Lavar cuidadosamente todas las superficies y el menaje usado en la preparación de la comida.
  • Proteger los alimentos y la cocina (guardar los alimentos en recipientes cerrados).Lavar alimentos

2. Separar alimentos crudos y cocinados

  • Separar siempre los alimentos crudos de los cocinados y de los listos para comer.
  • Conservar los alimentos en recipientes separados para evitar el contacto entre crudos y cocidos.
  • No utilizar los mismos utensilios, como cuchillos o tablas de cortar, para manipular alimentos crudos, como pescado, carne o pollo, y para alimentos ya cocinados.

3. Cocer, guisar, asar o freír completamente

  • Al cocinar, evitar que los alimentos queden crudos en su interior, especialmente la carne, el pollo, los huevos y el pescado.
  • Asegurar que las sopas y los guisos alcancen la ebullición.
  • Recalentar bien la comida cocinada.

Sopa en ebullición

4. Mantener alimentos a temperatura segura

  • No dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente.
  • Almacenar en refrigeración lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecederos, preferiblemente por debajo de 5ºC.
  • Mantener la comida ya cocinada que va a ser consumida caliente por encima de los 60ºC.
  • No guardar comida mucho tiempo, aunque sea en el congelador. Los alimentos para niños deben consumirse inmediatamente una vez preparados.
  • No descongelar los alimentos a temperatura ambiente sino en la parte baja del frigorífico.

Mantener alimentos

5. Usar agua y alimentos seguros

  • Usar agua potable.
  • Seleccionar alimentos saludables y frescos.
  • No consumir leche no procesada, es decir, que no haya sido pasteurizada o esterilizada.
  • Lavar las frutas y las hortalizas, especialmente si se comen crudas.
  • No consumir alimentos después de su fecha de caducidad.

Mirar fecha de caducidad

Desde Grupo ANP nos preocupamos por las enfermedades transmitidas por alimentos. El bienestar de los trabajadores y de la población en general nos lleva a recomendar el consumo responsable y adecuado de los diferentes alimentos en pro de evitar dicha transmisión.

Aquí os dejamos consejos para un menú sano.

 

Vía El Sol Digital