Seguramente hayas oído hablar del síndrome de burnout. La nueva enfermedad del trabajo

El síndrome de burnout o síndrome de estar quemado por el trabajo (SQT) es una respuesta hacia el estrés laboral crónico, que afecta a nivel personal y relacional en el trabajo. Se desarrolla como un mecanismo inadecuado de afrontamiento y autoprotección frente al agotamiento físico y mental generado.

Anteriormente, se entendía que el personal del sector asistencial, dedicados a trabajos de contacto con personas, eran las más afectadas.

Sin embargo, a día de hoy se sabe que cualquier trabajador de cualquier sector y cargo de responsabilidad puede padecer burnout.

oficios-expuestos-a-burnout

Las consecuencias del SQT son perjudiciales tanto para el sujeto (afección de la salud física y mental) como para la organización donde desempeña su trabajo, ya que se manifiesta un deterioro de las relaciones entre compañeros, la capacidad del trabajo disminuye, baja el rendimiento y la eficacia, accidentes, disminución del rendimiento, abandono del puesto, etc.

Entonces, qué debemos saber sobre el Síndrome de burnout: la nueva enfermedad del trabajo

¿Cómo podemos detectarlo?, ¿cuáles son los síntomas lo caracterizan?, ¿cómo se puede prevenir?.

Este síndrome presenta un carácter tridimensional, siendo sus principales características el agotamiento, cinismo y la ineficacia profesional.

agotamiento-fisico-y-mental

ineficacia-personal

Síndrome de burnout: La nueva enfermedad del trabajo. ¿Cómo prevenir la aparición del SQT?

El desarrollo del síndrome de burnout va a depender de tres niveles:

  • Dos de ellos directamente relacionados con las capacidades individuales de cada sujeto (resistencia física, personalidad, etc.) y sus capacidades sociales (apoyo social de su entorno). Pero son los factores organizacionales los que van a producir que se desencadene, pues son los que están relacionados directamente con el puesto (clima laboral, reciprocidad…).
  • Por tanto, para prevenir el burnout, hay que implementar medidas de actuación que se encuadren dentro de estos niveles de organización, interpersonal e individual, de manera que se eviten o reduzcan situaciones de estrés y frustración entre los trabajadores.

La importancia de que las organizaciones inviertan en evaluar e implementar medidas para promover la salud en el puesto de trabajo beneficia tanto a los trabajadores como a ellas mismas. Con ello se consigue mejorar la salud y el bienestar de los trabajadores, lo cual fomenta vínculos entre los trabajadores y de éstos con la empresa.

Esto conlleva un aumento de la productividad y rentabilidad, disminución del absentismo laboral y una mejora de la imagen corporativa.

🔗 Vía El Sol Digital

Si te ha parecido interesante, echa un vistazo al resto de entradas de nuestro blog